ELEGIR PAÍS / REGIÓN

diciembre 06, 2022

Recomendaciones para adquirir EPP de trasvase y transportación de químicos.

Los EPP para el trasvase y transportación de elementos nocivos, como los guantes de protección química, están sujetos a diferentes consideraciones de seguridad. Hay innumerables compuestos peligrosos que pueden provocar lesiones de distinta gravedad. 

La seguridad que proporciona un traje o unos guantes depende de los materiales de fabricación. Esto, a su vez, tiene que ver con las tasas de permeación y penetración, lo que incluye la repulsión.

Productos químicos y guantes de protección química

Las consecuencias de una exposición nociva a químicos pueden alcanzar distintos grados de alcance. Por lo tanto, es un requisito imprescindible contar con guantes, cascos, gafas, zapatos y monos de trabajo que impidan la permeación de cualquier agente peligroso.

Los productos químicos entran en el organismo a través de varias vías como la piel, la nariz o la boca. Si esto llegará a pasar, pueden presentarse desde problemas médicos en la dermis hasta una enfermedad sistemática de mayor gravedad.

Las empresas que trabajan en sectores que manejan estos elementos, llevan a cabo una serie de controles técnicos y administrativos. Además, entregan a todos sus trabajadores unos equipos de protección personal adecuados para la realización de su práctica laboral en unas óptimas condiciones de seguridad y salud. Una acertada elección de los EPP resulta clave para que las acciones de control que se toman tengan la efectividad deseada contra los denominados riesgos residuales.

EPP en la empresa: ropa de protección química

La elección de estos trajes debe realizarse atendiendo a la actividad laboral que desarrolla cada trabajador y a sus particularidades. Antes de tomar medidas de prevención de riesgos laborales, la empresa necesita llevar a cabo un diagnóstico o evaluación de riesgo de cada puesto de trabajo. De esta manera, conoce los peligros a los que se expone cada uno de los empleados.

Hecha la evaluación, se deben desarrollar medidas para la correcta adaptación de los puestos y la eliminación de los riesgos en su origen. No obstante, si continúa habiendo riesgos residuales, es cuando se hace necesario el uso de los equipos de protección personal. Es obligatorio poner a disposición de los empleados los EPP necesarios, ya que, de no hacerlo, la empresa se enfrenta agraves consecuencias legales, además de poner en peligro la integridad de sus recursos humanos.

Equipos de protección personal más comunes

Existen varios tipos de EPP en el ámbito de la industria química y de las empresas que trabajan con el manejo de productos de estas características.

Están los equipos de protección química herméticos a gases, que recubren la totalidad del cuerpo, lo que incluye la cabeza, los pies y las manos. Hay otros como los trajes de protección química no herméticos a gases. También está la ropa de protección química hermética a líquidos, hermética a líquidos pulverizados, contra aerosoles sólidos y contra químicos líquidos.

Pueden ser de protección total o parcial. Además, hay trajes desechables o reutilizables. Los primeros deben eliminarse después de un solo uso. El segundo tipo es ropa que puede ser utilizada más de una vez, siempre que sigamos los correspondientes procesos de descontaminación y limpieza que marque la entidad fabricante.

Materiales de los EPP para el trasvase y transportación de químicos: permeación y penetración

Los equipos de estas características suelen estar hechos de varios materiales e incluyen varias capas. Un mecanismo para incrementar los niveles de protección y resistencia al efecto de los químicos que puedan entrar en contacto con las prendas.

Toda la información sobre los materiales empleados en la elaboración de los trajes debe ser facilitada por el fabricante mediante fichas informativas. Estas deben contener los nombres y composición de cada producto, junto a los datos de permeación y penetración. Igualmente, se debe informar del tiempo de ruptura.

Para que una determinada línea de ropa de protección química pueda ser autorizada para la venta, tiene que haber superado pruebas y ensayos varios. Entre ellas, están las de resistencia a:

  • Abrasión
  • Flexión
  • Tracción
  • Perforación
  • Combustión.

Además de estas, hay dos pruebas de resistencia de especial importancia:

  • Permeación (incluyendo la repelencia)
  • Penetración.

En este sentido, en Ansell fabricamos una amplia gama de equipos y guantes de alta protección, resistencia y durabilidad. Estos han pasado por diferentes controles de calidad de las más altas exigencias. Si se busca el mejor aliado para la protección de cada uno de los procesos, lo mejor es contar con nosotros. La experiencia y la calidad de nuestros equipos nos han convertido en líderes mundiales en el sector.

En definitiva, los trajes y los guantes de protección química que emplee una empresa deben ser inspeccionados por los usuarios antes y después de cada uso, principalmente en los casos de ropa de protección reutilizable. También hay que seguir una serie de procedimientos en cuanto al mantenimiento, almacenamiento, limpieza, descontaminación y sustituciones de los EPP. De esta manera, la seguridad de los trabajadores estará garantizada en todo momento.

Únase a la conversación